Comunicado: Consejo Partido Justicialista La Costa

El día 26 de julio de 1952, Eva María Duarte de Perón pasó a la inmortalidad. En ese momento la Argentina detuvo su corazón.Han pasado 60 años desde ese triste momento histórico y en el corazón de los argentinos palpitan aún sus palabras y sus actos.Prueba de ello es lo que manifiesta en su libro "La razón de mi vida":"Tal vez un día, cuando yo me haya ido definitivamente, alguien dirá de mi lo que muchos hijos suelen decir, en el pueblo, de sus madres cuando se van: ¡Ahora recién me doy cuenta que nos amaba tanto!!.Forjada desde su niñez por el camino de escaseces y humillaciones salió a encontrarse con su destino y su misión a muy corta edad y lo cuenta del siguiente modo:"Para explicar mi vida de hoy, es decir lo que hago, de acuerdo con lo que mi alma siente, tuve que ir a buscar en mis primeros años, los primeros sentimientos. He hallado en mi corazón un sentimiento fundamental que domina desde allí, en forma total mi espíritu y mi vida, ese sentimiento es mi indignación frente a la injusticia. me hace doler el alma, como si me clavase algo en ella. desgarrándome íntimamente".La figura de Eva navega entre el sentimiento, la memoria y la historia. Fue la inspiradora responsable de cambios fundamentales en la historia argentina y pudo precisar con claridad su punto de vista con respecto a la igualdad de derechos civiles entre hombres y mujeres aduciendo."Este siglo pasará a la historia con el nombre del siglo del feminismo victorioso".Así, con ese espíritu indomable logró que la mujer, resorte moral del hogar ocupe un sitio en el complejo engranaje social del pueblo.No podemos olvidar la Evita poeta recordando cómo habló con las mujeres en el momento de la promulgación del voto femenino:"Mujeres de mi patria, recibo en este instante de manos del gobierno de la Nación la ley que consagra nuestros derechos cívicos: me tiemblan las manos al contacto del laurel que proclama la victoria. Aquí está, hermanas mías, resumida en la letra apretada de pocos artículos una historia de luchas, tropiezos, y esperanzas, por eso hay en ella, crispaciones de indignación. pero también alegre despertar de auroras triunfales, y esto último traduce la victoria de la mujer".Eva pudo despertar esa dignidad interior, encender la llama de la esperanza y ser ejemplo para muchas mujeres sumidas en la angustia y en la desolación. Logró una condición de vida indestructible aún después de su muerte. Poco antes de su partida dejó estas palabras:"Yo les dejo mi corazón y les digo que estoy segura, como es mi deseo, que pronto estaré en la lucha, con más fuerza y más amor para luchar por este pueblo al que amo tanto".Si podemos escuchar sus palabras:NOS DEJO SU CORAZON.Si podemos llevar a cabo su lucha.Si podemos desarrollar esa convicción.Si podemos tender la mano a quienes están agobiados por el sufrimiento.Si podemos dar ese primer paso.Si podemos:Emergerán incontables torres de tesoros humanos que ponen en plena marcha el espíritu y el corazón de nuestra querida Conductora Espiritual Compañera Eva Duarte de Perón. 26 de Julio de 2012 – Consejo del Partido Justicialista – Partido de La Costa

Enviado desde mi BlackBerry® de Claro Argentina

Comunicado: Consejo Partido Justicialista La Costa