Tras el «callate puta» y orden de restricción verbal «Cotoco» furioso con juez

Según publicaron algunos medios de comunicación de la región se conoció una orden de restricción verbal contra el concejal Marcos «Cotoco» Garcia por la denuncia interpuesta por la concejal Roxana Cavallini, por insultarla con un «callate puta» en una sesión de comisión ampliada en febrero pasado.

La orden dice textualmente: «dispónese restricción en contra del denunciado (Marcos García), de manera de prohibirle protagonizar episodios de violencia verbal, escrita o de cualquier otro tipo que tienda a menoscabar la integridad y dignidad de la denunciante».

Frente a esta orden judicial la respuesta de Garcia fue a través de una de sus dos cuentas de Facebook, medio que utiliza normalmente para manifestarse, realizar alguna opinión o denuncia, con un estilo poco formal con terminos o expresiones más propios de alguna protesta callejera o una cancha de futbol.

La informalidad de las redes sociales y la falta de constatación de veracidad de lo que circula por ahí, hace de un escenario perfecto para crear rumores noticias falsas, o hasta psicosis en la sociedad como ocurrio con los audios de WatsApp que circularon recientemente tras el hallazgo de un cuerpo mutilado de un niño en la Ruta 11, y que incluso fueron alertados desde la municipalidad de General Lavalle sin una información oficial de que los mismos sean ciertos.

En este contexto «Cotoco» ha vuelto de su cuenta de Facebook una trinchera y su principal medio de comunicación desde la cual arremete contra la gestión municipal y sus rivales políticos, y en esta ocasión su rabieta fue contra el juez Sergio Magioli.

Esta es la respuesta textual que se publicó en la cuenta Marcos Garcia de Facebook:

SEÑOR JUEZ, SERGIO MAGGIOLI, BUSCADO…
La señora concejal q supuestamente insulte, pidio restriccion de 100 metros. Bien esta en su derecho.
AHORA EL SEÑOR JUEZ HOY LE ENTREGO A LA PRENSA, LA PAGA X DE JESUS SU PATRON OBVIO, EL ESCRITO DE PROHIBICION de ACERCAMIENTO DE GARCIA A CAVALLINI..
AHORA BIEN, SEÑOR JUEZ PREGUNTO Y SI ME NOTIFICA A MI..
POR LAS DUDAS LE DIGO HACE 19 AÑOS VIVO EN LA MISMA CASA, SAN CLEMENTE CALLE 9 N 3655.
MI OFICINA EN 79 Y 1 A DOS CUADRAS DE SU JUZGADO.
Dr Maggioli usted no es, se HACE.
Si me prohiben el acercamiento, como hago el miercoles en la sesion o pensaran que no voy a ir… ANTES DE NO CUMPLIR CON EL MANDATO POPULAR, PRESO, PREPAREN LAS ESPOSAS PERO DE LA BANCA PARA DEFENDER AL PUEBLO NI USTED NI DEJESUS MA VAN SACAR.

Como se puede evidenciar el estilo es informal y por el uso desordenado de mayúsculas y minúsculas, además de la falta de claridad en las expresiones e ideas, envia un mensaje confuso y habla de una restricción de 100 metros, que no esta incluida en la restricción que solo lo obliga a evitar la violencia verbal contra Cavallini.

El mensaje de Cotoco termina con un tono dramático y casi como un mártir habla de un supuesto arresto si es que se acerca a Cavallini en la apertura de sesiones del concejo deliberante el próximo 1 de abril, cuando la restricción que se conoció no menciona para nada una restricción física y solo verbal, en una clara tergiversación al parecer intencionada para quedar como víctima, sin más argumentos que la descalificación al juez.

Además de manera extra oficial trascendió que la orden habria sido  firmada por la jueza subrogante de General Lavalle, y no por Magioli que habría estado con licencia en esa fecha, y es contra el cual Cotoco expresa su furia e ironía y de quien incluso publica su fotografía a manera de escrache

Tras el «callate puta» y orden de restricción verbal «Cotoco» furioso con juez