Un final trágico que conmovió al país

      Comentarios desactivados en Un final trágico que conmovió al país

El 29 de julio de 2000, el prestigioso cardiocirujano platense ponía fin a su vida. Su deceso abrió un debate sobre la crisis del sistema de salud

“No se mató, se inmoló para que los argentinos reaccionemos. Jamás lo olvidaremos”. El texto, escrito en una de las miles de notas dejadas en la puerta de la Fundación Favaloro por manos anónimas ilustra el grado de conmoción que provocó en la sociedad argentina el suicidio de René Favaloro, ocurrido hace hoy exactamente diez años: a las 17,15 del sábado 29 de julio del año 2000. El prestigioso cardiocirujano platense, creador del by pass, decidió poner fin a su vida con un certero disparo en el pecho. Se apagaba así una historia que se había iniciado en La Plata, el 14 de Julio de 1923 y convirtió a Favaloro en referente de la cardiología mundial y en símbolo de una medicina con compromiso social y rectitud ética.
Su figura reunía el talento en su especialidad con el rigor del investigador, el espíritu del docente, la preocupación por ser fiel a sus principios éticos y una actitud comprometida con los problemas del país que lo llevó a elegir el camino del retorno a la Argentina, cuando la creación del by pass -en 1967- le había abierto el camino al reconocimiento internacional y a la posibilidad de seguir su carrera fronteras afuera.
Favaloro eligió volver y crear la Fundación que lleva su nombre y que aún hoy permanece activa. La misma que atravesaba serios problemas económicos en el 2000 a partir de una deuda estatal que Favaloro reclamó durante los últimos momentos de su vida. Hasta que “cansado de luchar” y de “convertirse en un mendigo” para reclamar el pago de los 18 millones de dólares que se le adeudaban -según explicó en sus últimas cartas- Favaloro decidió poner fin a su vida, en un hecho que conmocionó profundamente a la opinión pública y abrió un debate en torno al funcionamiento de los sistemas de salud.