Cómo es el dispositivo que mantiene el aire libre de COVID-19 creado por un marplatense

Hernán Yannuzzi creó un equipo de desinfección que en principio podría usarse en hospitales, consultorios médicos, comercios y bancos y más adelante, en cines, bares, restaurantes, gimnasios y colegios.

Los espacios cerrados, según la OMS, constituyen los de mayor riesgo de contagio. En el exterior, en cambio, el volumen de aire diluye al instante la carga viral, lo que junto a los efectos de la luz ultravioleta del sol, el calor, la humedad, afecta al virus y minimiza el riesgo de transmisión.

Teniendo en cuenta este panorama, el ingeniero marplatense Hernán Yannuzzi, experto en bioseguridad, desarrolló un equipo de desinfección que mantiene el aire libre de Coronavirus en lugares cerrados a través de la emisión de rayos ultravioletas.

Su implementación en cines, bares, restaurantes, gimnasios y colegios, una vez que estemos en condiciones de empezar a salir de la cuarentena, servirá para que todas las bacterias y virus que hayan en esos espacios se vuelvan incapaces de infectar y reproducirse. Mientras tanto, se presenta como una solución para hospitales, consultorios médicos, comercios y bancos, entre otros.

Pero su uso no solo se limita a lo comercial o empresarial. “Uno debería tener un aire puro en cualquier ambiente, incluso en el domicilio. No tiene que ser una limitación”, dice el ingeniero de Mar del Plata.

La creación de Yannuzzi, presidente de la empresa FG Ingeniería, se llama el FG-AP 1.2. Tiene el aspecto de un calefactor mediano. Mide 45 cm de ancho, 60 cm de alto y 14 cm de profundidad. Se coloca sobre la pared o el techo, a una altura mínima de 1,2 metros, y posee tres velocidades: la primera es prácticamente imperceptible y la tercera emite el mismo sonido que un aire acondicionado. Cada equipo cubre un espacio de 75 m3.

“Para tener un idea, en un micro de un piso se necesita un equipo, pero para un banco entre 4 y 5 equipos. Estamos convencidos que es más eficiente contar con aparatos chicos para distribuirlos de manera homogénea que tener uno solo de mucha potencia, que muchas veces no llega a cubrir todo el espectro”, explicó Yannuzzi a Infobae.

Una vez encendido, deben pasar al menos 20 minutos para que el aire quede desinfectado. “Con que el aire pase dos veces por el filtro ya está, pero para asegurarnos en un 100 por ciento aconsejamos que el aire circule 6 veces por hora”, detalló. Y agregó: “Puede estar prendido eternamente ya que tanto la turbina como el LED son de uso continuo. Pero no tiene sentido que siga encendido si no hay gente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *