La Costa lleva adelante un dispositivo de monitoreo en niños y niñas de 12 a 17 meses

La Municipalidad de La Costa lleva adelante en el Centro de Atención Primaria de la Salud (CAPS) del barrio El Tala, de San Clemente, un dispositivo de diagnóstico y seguimiento del desarrollo de los niños y niñas de entre 12 y 17 meses.

La iniciativa impulsada por la gestión del intendente Cristian Cardozo tiene como objetivo trabajar en la detección temprana y la prevención de problemas en el desarrollo de la primera infancia en un contexto de post pandemia.

La mayoría de los niños y niñas presentan una secuencia similar en la adquisición de las diferentes pautas del desarrollo, presentándose dentro de rangos de edad esperables.

Es por eso que la detección de problemas del desarrollo en forma oportuna es fundamental en el cuidado de la salud integral de las niñas y niños. Bajo esta premisa, la Dra. Aldana Blanco, pediatra especialista en Desarrollo Infantil, lleva adelante una estrategia para detectar este tipo de situaciones.

En la actualidad se realiza en el CAPS del barrio El Tala, ubicado en Av. Talas y Av. XV y los interesados pueden comunicarse al WhatsApp 2257-66132 de lunes a viernes de 14.00 a 16.00.

“Estamos muy contentos de contar con un equipo que trabaje tan arduamente en la prevención y el seguimiento del desarrollo de nuestros chicos. En este año y medio que llevamos de pandemia, con la desconexión interpersonal que este proceso conlleva, sumado al uso incrementado de pantallas a temprana edad, observamos varios problemas sobre todo en la comunicación y el leguaje, por lo que salimos a realizar test de tamizaje a la población para poder diagnosticar estas conductas atípicas en nuestra infancia”, detalló la doctora Blanco.

“El desarrollo atípico puede indicar un mayor riesgo de trastornos de la conducta o fracaso escolar, por ejemplo. La identificación temprana a través de la evaluación y diagnóstico oportunos, debe estimular intervenciones terapéuticas específicas y apropiadas, destinadas a mejorar el pronóstico y la calidad de vida de la niñez”, continuó la pediatra.

“Para incrementar la detección temprana, es esencial utilizar escalas de tamizaje estandarizadas, validadas y precisas. La prueba de cribado ideal debe cubrir todas las áreas del desarrollo, establecer cualidades psicométricas, ser de fácil realización e interpretación, barata y aceptable para el niño y los padres, y culturalmente aceptada por nuestra población”, puntualizó Blanco.