Fundación Mundo Marino y el relato del rescate de la orca en Nueva Atlantis

      Comentarios desactivados en Fundación Mundo Marino y el relato del rescate de la orca en Nueva Atlantis

El pasado sábado después de un trabajo de más de 18 horas se logró devolver al mar una orca varada en Nueva Atlantis, en el operativo participaron rescatistas, prefectura, guardavidas, defensa civil, municipalidad y vecinos presentes en el lugar.

Una orca varada pudo regresar al mar gracias al esfuerzo de toda una comunidad“El panorama no era alentador porque la marea estaba baja, el animal estaba muy encallado en la arena y había mucho viento y frío. Ayer por la noche lo primero que hicimos fue enderezar al animal que estaba varado de costado para intentar reintroducirlo. Pero recién hoy, con la ayuda de toda la comunidad pudimos pasar una camilla por debajo de la orca, levantarla y guiarla entre todos al mar.”, explicó Ignacio Peña, uno de los técnicos de la Fundación Mundo Marino que estuvo presente durante el rescate.En total, las maniobras llevaron casi 20 horas y, a pesar de que por momentos se pensó que sus probabilidades de sobrevivir eran ínfimas, la orca se recuperó y logró nadar mar adentro.“Es una mezcla de sensaciones. El panorama era tremendo. Se la veía tan débil y acalambrada que parecía imposible rescatarla. Veíamos que cada vez se complicaba más, pero estábamos todos muy conectados. Nos pusimos el objetivo de que tenía que poder volver. Estar en el agua con ella y verla encarar mar adentro fue algo increíble. Un sueño” aseguró tiritando de frío y entre lágrimas Florencia Speciale, Jefe de departamento de Fauna de Mundo Marino. Para el rescate, se utilizó un protocolo distinto al utilizado la semana pasada con la ballena jorobada varada y con una red de pesca en su aleta. Esta vez, se necesitó la ayuda de dos excavadoras y una camilla especialmente diseñada por Mundo Marino para el rescate de grandes cetáceos. El objetivo era ayudar a mover al animal hacia una profundidad en la que pudiese nadar. Una vez en el agua, dado que el giraba por el gran oleaje, los rescatistas emprendieron una tarea muy peligrosa: tratar de mantener a la orca derecha mientras sus músculos se desentumecían. Era la única manera de ayudarla a recobrar la movilidad.Afortunadamente, este tipo de tareas pueden llevarse adelante, gracias a que el equipo de Mundo Marino lleva años trabajando en el rescate de animales marinos, perfeccionando sus técnicas, capacitando profesionales y acumulando conocimiento y experiencia para poder actuar frente a estas situaciones, por desgracia, cada vez más habituales.

Publicado por Fundacion Mundo Marino en Lunes, 27 de agosto de 2018

“El panorama no era alentador porque la marea estaba baja, el animal estaba muy encallado en la arena y había mucho viento y frío. Ayer por la noche lo primero que hicimos fue enderezar al animal que estaba varado de costado para intentar reintroducirlo. Pero recién hoy, con la ayuda de toda la comunidad pudimos pasar una camilla por debajo de la orca, levantarla y guiarla entre todos al mar.”, explicó Ignacio Peña, uno de los técnicos de la Fundación Mundo Marino que estuvo presente durante el rescate.

En total, las maniobras llevaron casi 20 horas y, a pesar de que por momentos se pensó que sus probabilidades de sobrevivir eran ínfimas, la orca se recuperó y logró nadar mar adentro.

“Es una mezcla de sensaciones. El panorama era tremendo. Se la veía tan débil y acalambrada que parecía imposible rescatarla. Veíamos que cada vez se complicaba más, pero estábamos todos muy conectados. Nos pusimos el objetivo de que tenía que poder volver. Estar en el agua con ella y verla encarar mar adentro fue algo increíble. Un sueño” aseguró tiritando de frío y entre lágrimas Florencia Speciale, Jefe de departamento de Fauna de Mundo Marino.

Para el rescate, se utilizó un protocolo distinto al utilizado la semana pasada con la ballena jorobada varada y con una red de pesca en su aleta. Esta vez, se necesitó la ayuda de dos excavadoras y una camilla especialmente diseñada por Mundo Marino para el rescate de grandes cetáceos.

El objetivo era ayudar a mover al animal hacia una profundidad en la que pudiese nadar. Una vez en el agua, dado que el giraba por el gran oleaje, los rescatistas emprendieron una tarea muy peligrosa: tratar de mantener a la orca derecha mientras sus músculos se desentumecían. Era la única manera de ayudarla a recobrar la movilidad.

«Afortunadamente, este tipo de tareas pueden llevarse adelante, gracias a que el equipo de Mundo Marino lleva años trabajando en el rescate de animales marinos, perfeccionando sus técnicas, capacitando profesionales y acumulando conocimiento y experiencia para poder actuar frente a estas situaciones, por desgracia, cada vez más habituales» destacaron el página de Facebook de Fundación Mundo Marino.

Fuente: Mundo Marino